Análisis: Poco F2 Pro, características premium a precio de gama media

Uncategorized

En un momento en el que la mayoría de smartphones en el mercado son indistinguibles, cualquier detalle en el diseño que se salga de la norma es una noticia, ya sean botones, colores o la posición de las cámaras traseras o la frontal. En el caso del Poco F2 Pro esos cambios no son menores, tanto en el diseño del pack de cámaras traseras como, sobre todo, en el de la frontal, que con un pequeño motor sale del dispositivo cuando la necesitamos y se oculta cuando no, sin necesidad de ocupar un espacio en la pantalla.

Con respecto a su predecesor y a otros móviles similares, puede resultar de entrada un poco pesado (219 gramos), aunque hay que tener en cuenta que lleva una pantalla de 6,67 pulgadas, una batería de 4.700 mAh o el ya mencionado motor de la cámara.

Siguiendo con el diseño, tiene una trasera de cristal mate que permite un buen agarre y resiste bastante bien las huellas. En esa trasera está otro de los puntos destacados de este teléfono, las cámaras, que están instaladas en un gran círculo en la parte central superior y sobresalen muy poco (aún menos si se usa la funda que incluye Xiaomi en la caja). Otro de los detalles llamativos en el Poco F2 Pro, aparte de que incluye puerto de auriculares de 3,5 milímetros, es su botón de función en color rojo.

Está disponible en tres colores: gris cibernético (el que hemos probado), morado eléctrico, blanco fantasma y azul neón.

Además de los colores se puede elegir la capacidad de almacenamiento interno y la memoria RAM. Hay dos configuraciones en el mercado: 8 GB de RAM con 256 GB de almacenamiento y 6 GB de RAM con 128 GB de almacenamiento.

Pantalla

Sin ser excelente, la pantalla del Poco F2 Pro es muy buena, una Amoled de 6,67 pulgadas con resolución 2400 x 1080 FHD+ que soporta transmisión de HDR10+ y Netflix HD. Tiene una relación de aspecto 20:9 y ocupa un 92,7% del frontal del dispositivo. No es todo pantalla, pero se le acerca bastante.

Su brillo, contraste y rango de color son muy buenos, pero la pega es que la tasa de refresco no pasa de 60 Hz, cuando cada vez más se van imponiendo los 120 en los móviles de gama alta. Un usuario normal probablemente no lo note, pero quien está acostumbrado a tasas de refresco superiores o a reproducir contenidos audiovisuales (juegos, vídeos) exigentes sí lo apreciará.

Con todo, ofrece una regulación automática de brillo que funciona muy bien (lleva un sensor de luz ambiente triple de 360 grados) y es posible ajustar casi al detalle la configuración de colores que queremos que nos muestre para que la visualización resulte lo más cómoda posible y nos canse menos la vista.

Procesador, batería, sistema operativo

El Poco F2 Pro cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 865 (con módem 5G), el más potente en el mercado en el m omento de su lanzamiento. Esa potencia se nota en el rendimiento del teléfono, que aguanta sin problemas cualquier tarea que hayamos probado. No solo reproducción de contenidos audiovisuales o videojuegos, sino también edición de vídeo, un punto en el que otros dispositivos, hasta los de gama alta, flaquean con frecuencia.

Como indicamos más arriba, uno de sus puntos fuertes es su batería de gran capacidad, de 4.700 mAh. Sí, hay otras baterías más grandes en el mercado pero, aparte de que están reservadas a dispositivos de precio muy superior, el Poco F2 Pro aprovecha muy bien cada carga. Con un uso no intensivo pero sí superior a lo que podríamos considerar normal, aguanta sin problemas día y medio o dos días. Admite carga rápida de 30 W

Por lo que se refiere al sistema operativo, lleva sobre Android la habitual capa de personalización de Xiaomi, MIUI, pero con la versión que la firma instala en los móviles Poco, con el launcher de Poco. Es cuestión de gustos, claro, pero a nuestro juicio ese lanzador mejora algunos de los aspectos que MIUI podría potenciar. La fluidez, el cajón de aplicaciones o el Discover de Google, por ejemplo.

Las cámaras

El Poco F2 Pro tiene la cámara frontal pop up de la que hablamos al principio (de 20 megapíxeles) y un cuarteto de cámaras traseras que se compone de:

Si bien es cierto que los 64 megapíxeles pueden antojarse un tanto escasos en un mercado en el que los 108 se están convirtiendo en el nuevo estándar de la gama alta, el usuario medio/avanzado quedará más que satisfecho con ese volumen de megapíxeles que, combinado con el resto de lentes, toma imágenes más que decentes. Aunque la calidad se resiente en condiciones de poca luz, el modo macro es excelente.

A las lentes se añade el habitual software de la casa, con múltiples opciones profesionales para ajustes manuales. El usuario menos profesional que no quiera configurar nada antes de hacer la foto ni editarla después puede recurrir a los numerosos modos de inteligencia artificial que ofrece la aplicación de fotografía.

En cuanto al vídeo, la cámara frontal graba hasta 1080p a 30 fps (tiene modo de belleza, de vídeo corto, filtros de vídeo corto…) y la trasera hasta 8K a 30 fps (ésta ofrece, además de diversos filtros, modo cinematográfico, marco de película, macro a cámara lenta o modo vlog, entre otras funcionalidades).

En resumen

¿Merece la pena el Poco F2 Pro? La respuesta corta es sí; la respuesta un poco menos corta es que es una buena elección para el consumidor que quiere un teléfono potente, con buena batería, buena pantalla, cámaras solventes y otras características de gama alta; ese usuario al que la gama media se le queda corta pero que no quiere irse al segmento de móviles que pasan de los 1.000 euros.

* El dispositivo ha sido cedido por Xiaomi para una prueba de dos semanas.

Sharing is caring!

Leave a Reply